Archivo de la categoría: REFLEXIONES

ALEGRÍAS O DISGUSTOS

Siempre que se llega a estas fechas hay problemas en casa, ya sea porque te quedaste sin comprar lo que necesitabas, porque tu esposo no quiso acompañarles, el sueldo no alcanza, o cualquier otra razón.

Según va llegando Navidad todo es un caos, frecuentan las peleas, los niños hacen de las suyas, las obligaciones se duplican…  En fin, te aseguro que en estas fechas, y para las vacaciones, los problemas son más notorios.

¿Quieres estar tranquila durante estas fechas?

A continuación les doy unas ideas y sugerencias para este próximo mes, a modo de que traiga menos problemas y más alegrías: Ideas para evitar disgustos en Navidad: Haz una lista de las personas a las que vas a entregar regalos, incluye a todos para no olvidar a nadie.

· Habla con tu pareja del presupuesto que tienen para esa actividades (siempre compramos cosas a escondidas ¿verdad?).

· Como hay mucho tiempo, ve a mirar y comparar precios, pues efectivamente sí hay grandes diferencias entre un local y otro. ·

Los tiempos no están como para hacer grandes regalos, recuerda que no siempre el más caro es el mejor.

· No salgas con tus tarjetas de crédito, lleva sólo lo que vas a usar. El dinero no se nota cuando pagas con tarjetas, pero a fin de mes lo notarás.

· Recuerda que cualquier fecha es buena para regalar, no te angusties si no puedes comprar los regalos más lujosos (es Navidad).

· Jamás vayas de compras con tus niños pequeños o tu pareja, es una pelea segura, y de muchos berrinches.

· Si tu pareja es de los que les gusta la Navidad, genial, pero no lo obligues (pocos hombres les agrada eso).

· Si eres de familia numerosa, trata de ponerte de acuerdo con las madres para que no se repitan los regalos, y quizás les salga más económico si cada una se pone de acuerdo en comprar una pieza de aquel juguete, como de los trenes que están tan de moda.

· Sé humilde a la hora de comprar, no intentes competir con otro familiar, que eso le quita todo el sentido a la Navidad.

· Compra poco a poco, así tu bolsillo te lo agradecerá y no te darás ni cuenta cuando ya lo tengas todo (comprar pronto es mucho más barato).

· Recuerda que nunca vamos a poder tener a todos contentos, entonces regala según tu condición, que a la hora de la verdad eso no es lo importante, lo más lindo es el gesto que has tenido con aquella persona o familiar.

Recuerda que todas las cosas que se hacen a tiempo nos ahorraran trabajo y disgustos. Este año podría ser una Navidad diferente,que nuestro Señor es el que está de cumpleaños.

Se más austera esta Navidad, y no olvides que estamos en tiempos difíciles.

NAVIDAD

La Navidad es una fecha muy agotadora, pero que a la final siempre la esperamos con mucha ilusión. Es el nacimiento de nuestro Señor, pero creo que a la hora de la verdad ese detalle casi ni lo pensamos.

Nos hace ilusión pensar en la festividad junto a nuestras familias y amigos. Y es en estas fechas es cuando más sentimos los vacíos de nuestra vida. En Navidad las nostalgias siempre vienen a nuestro encuentro.

De forma disimulada, pero muy esperada, también se sienta en nuestra mesa la llamada “tristeza de Navidad”. La Navidad trae melancolía: Siempre comentamos que la Navidad no nos gusta, que nos trae malos recuerdos, queremos escapar de esas fechas, pero sin querer seguimos presos de esta fecha.

Quizás, de todas las épocas del año, la Navidad sea la más melancólica. En esta fecha los malos amores nos vuelven a la mente.

Recordamos a ese amor que tenemos de lejos y que deseamos con todo el corazón tenerlo cerca de nosotros, miramos a través de las ventanas, nos ponemos muy sentimentales… Y es en ese preciso momento de melancolía cuando debemos detenernos, mirar en nuestro interior, y querer estar solas, sólo por estarlo, no porque estar enojada ni nada de eso. Sola contigo misma: Querer estar solas con nuestras propias vivencias, nuestros pensamientos y emociones. Es bueno que te preguntes cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que estuviste sola contigo misma. Tal vez fue demasiado tiempo.

Es bueno para el alma querer tener momentos para nosotras mismas. La vida pasa tan deprisa que apenas tenemos tiempo para los recuerdos, y recordar siempre es bueno, saber qué hicimos mal, cuales fueron nuestros aciertos en este año… hacer un pequeño balance no estaría mal. Meditemos, oremos en estas fechas, que todo lo malo se lo lleve el viento, que recibamos sólo cosas positivas que nos hagan una mejor persona. Meditar es estar en silencio tratando de comprendernos para poder comprender a los demás.

Demos tiempo al olvido, deja que sea él quien se encargue de nuestras nostalgias.

Es tiempo de avanzar, no nos quedemos en el pasado, aprendamos de nuestros errores. Porque digamos lo que digamos siempre nos gustará la Navidad, nos gustan nuestros recuerdos.

LO TRISTE Y LO ALEGRE DE LA NAVIDAD

Hoy hablaremos de la Navidad, y lo triste o alegre que puede ser para alguien. Leía hace unos días que las separaciones de parejas suelen ocurrir en Navidad, y bueno, pienso que es precisamente cuando después de tiempo se reúnen las familias con la comida y las bebidas alcohólicas…

Estas cosas seguramente influyen en que aquellas cosas que hasta ese momento hemos sabido guardar en nuestro corazón sean destapadas al llegar la ocasión. También están los amores a distancia que cada vez son mucho más. Es cuando más nostalgias se siente, cuando extrañamos más a quien tanto amamos y que no tenemos a nuestro lado.

¡Cuántas promesas se hacen en navidad! Que vamos a viajar a conocer a nuestro amor… pero que por esas cosas del destino finalmente no podremos y nuestro corazón parece quebrarse a pedacitos. Queremos que pasen lo antes posible estas fiestas que tan tristes nos ponen. En cambio para otros la Navidad es motivo de una honda meditación sobre nuestros actos, es cuando pensamos qué habremos hecho durante este año y qué nos servirá para nuestra vida futura…

Yo quisiera que todas las personas que vienen a nuestra casita virtual, tengan unas tranquilas navidades, que pensemos que nuestros hijos esperan impacientes ese día, y que no es justo que por nuestro egoísmo se lo hagamos pasar mal… sólo por estar mal con nuestra pareja. Respiremos y pidamos a Dios que nos de su paz, y seamos capaces de salir de nuestro estado de inercia, ya sea por el motivo que sea, que no pensemos en nosotros, pensemos en lo principal, inculcar a nuestros hijos el verdadero motivo de la Navidad.

Tenemos todo el año para hablar de nuestros amores frustrados, esta Navidad regalémosela a nuestros niños, que sepan que es un día para reír, para estar en familia y en armonía… ¿Que estamos tristes? Sin duda lo estás si te encuentras lejos de quien amas. Pero haz un esfuerzo y pon de tu parte para que todo sea diferente, ponte linda, ve a la peluquería, cámbiate el color de tu cabello, comprate un perfume nuevo, ríe que eso te hará hermosa, no te quedes en casa mirando por la ventana por los que hoy no están contigo…

Levanta la copa y haz un brindis por los deseos que tu corazón anhela, recuerda que siempre te digo que los milagros ocurren en Navidad… Hagan felices a su familia, escriban un poema, envíen una postal a ese ser amado y verán que el amor son hilos tan invisibles que por más lejos que se encuentren, si queremos, estarán en nuestra mesa.

Sean felices, y Dios hará el resto

PARA TI EN NAVIDAD

Para ti que vives ensimismada en los problemas y que sientes que estás sola… que la vida no te ha sido provechosa y cada hora que pasa te vas llenando de negativas y de pesares…

No te dejes envolver por la melancolía, ni dejes que el estrés te opaque la alegría. Los problemas son cotidianos, los tendrás siempre, en Navidad y todo el año. Tienes que superar esas ansias de dejarte vencer, lucha desde el fondo de tu ser y hoy que se acercan estas fechas llenas de calor de hogar, déjate consentir que buena falta te hace… Diciembre es un mes mágico y lleno de alegrías, de cantos, de alabanzas y de dar gracias a Dios porque estás viva, porque tienes el hálito de esperanza que Él ha puesto en ti, en todo ser humano…

Eres mujer de grandes ideales, no debes dejarte vencer por la apatía. Enumera las dificultades de tu vida y en esta Navidad y año nuevo, en cada campanada, tíralas una a una, para desechar esos malos momentos y pensamientos…

Tienes que vivir de manera plena y total… disfrutar con alegría de saber que estás viva, con planes y metas para el futuro. Disfruta estas fechas como si fueran las últimas y encuentra en cada nota del canto de Navidad el deseo de ser mejor cada día.

Hazte el propósito de ser mejor, más fuerte y segura, que eso te hará superar cualquier obstáculo en tu vida… solo sé feliz, entrega lo mejor de ti cada día y encuentra en tu alrededor el motivo que te haga sentir el deseo de vivir

EL PODER DEL AMOR

En esta vida, pocas cosas son más importantes que el amor de una madre.

El amor de madre es el fundamento sobre el que se construye la vida de los hijos. Una madre no puede ser “perfecta” porque ninguna persona lo es.

Hay madres desorganizadas y otras obsesionadas con el control. Hay madres muy exigentes y otras demasiado relajadas y tolerantes.

Algunas madres no pueden estar todo el tiempo que quisieran con sus hijos. No siempre sabrán dar el mejor consejo, ni el mejor ejemplo, y les faltará sabiduría en más de una ocasión…

Eso es normal. Pero toda madre debe tener claro una cosa, la más importante: Amar a sus hijos y esforzarse para que sus hijos sepan que son amados. Un niño jamás debería sentir que necesita ganarse el amor de su madre.

Esto dejaría un vacío en su corazón para toda su vida. El amor de una madre debe ser entregado sin ninguna condición (¡NINGUNA!)… es la única manera de que el niño pueda crecer con confianza, fuerza y buena autoestima.

Si en lugar de dar amor, la madre se lo guarda, el niño buscará mil maneras para llenar el amor que le falta. A veces buscará ese amor durante toda su vida, sin éxito, si no es capaz de sanar esa herida del pasado. ¡Qué hermoso es traer al mundo personas felices! ¡No seamos responsables de traer más infelicidad!

Si eres madre, olvídate de todo por un momento. ¿Amas a tus hijos? Por encima de todo lo que te preocupa, de los sueños que tienes para ellos, de aquellos errores que necesitan arreglarse… por encima de todo, recuerda que tus hijos necesitan comprender y creerse, de verdad, que tú los amas.

Que son valiosos. ¡Que son preciosos para ti! Tú, madre, eres poderosa.

El amor de una madre tiene el mayor poder de influencia sobre la vida de sus hijos.

PLATOS DE SEGUNDA MESA

Cuando un hombre nos es infiel nos sentimos despreciadas y engañadas.

Preguntamos ¿y quién es ella? y automáticamente la convertimos en nuestra enemiga. Por culpa de la amante perdimos el amor y la fidelidad de nuestra pareja.

Ella le engañó. O eso pensamos… porque realmente, la culpa no es de ella.

Ambas somos victimas, ha sido el hombre quien ha fallado, quien no ha sabido cumplir sus promesas, ha sido él quien ya no nos merece. Es él quien debiera ser considerado un plato de segunda mesa, y bastante malo por cierto.

Muchos hombres comprometidos buscan nuevos amores, amores que no muestran ante el público y ocultan tras una cortina de humo, como si se pudiese tapar el sol con un dedo. Consecuentemente con ello, hay otro grupo de mujeres que se conforman con ser la sombra de la persona que aman y vivir a deshoras, aprovechando los “huequitos” en los que la familia oficial desaparece del “panorama”, ¿te identificas con esto? No es cuestión de ser juezas y castigar con el mayor peso moral a quienes tal vez sólo son víctimas. Hay casos sorprendentes de mujeres que se atacan sin piedad bajo el argumento de que “ella me quitó a mi pareja”. ¿Quitar? ¿Acaso existen títulos de propiedad sobre la gente? Más aún, ¿Por qué se pelea por un ser humano que no dudó en tener dos amores? ¿Puede llamársele a eso amor? ¿Merecemos a un hombre que no nos da nuestro lugar y sólo nos tiene como un repuesto o un adorno? Las dos mujeres sufren. Siempre hay sufrimiento para la mujer “oficial” y la “no oficial” en toda esta situación, no podemos caer en el error de ver a nuestra supuesta “competencia” como una enemiga,porque simplemente la enemiga no es ella, el enemigo ha estado todo el tiempo con nosotras, durmiendo en nuestra misma cama y haciendo falsas promesas de amor. No sólo la amante es el “plato de segunda mesa”…

También lo son las prometidas, las novias, las esposas: ¡A nadie se le valora como debiera ser! A unas porque son amores de ratitos que viven ocultas bajo promesas de separación que no se cumplen, ya que cuando queremos hacer algo simplemente lo hacemos sin tener que vivir “amenazando” constantemente con el asunto. Y otras, porque a pesar de que su pareja les tenga como una “prioridad”, ello no evita que les traicione e incluso se destruya la familia que se ha formado con tanto esfuerzo durante años.

¡El problema es él, no ella! ¡Quitémonos la venda de los ojos! No hay ladronas que roben la atención del hombre que amamos ni brujas que les aten con millones de cadenas, lo que hay es un ser indeciso que no sabe qué es lo que quiere para su vida y por ello anda lastimando corazones a diestra y siniestra. Nosotras merecemos más que eso, merecemos un hombre que nos mire fijamente a los ojos y no quiera voltearlos ante otros paisajes, porque está absolutamente convencido de que nos ama y estaría toda una eternidad a nuestro lado.

Si somos esposas, si somos novias o si somos amantes, no tenemos porqué soportar este tipo de situaciones que con el tiempo nos llenarán de frustraciones y dolor. Tenemos la responsabilidad de ser felices y no dejarnos vencer por los miedos de no encontrar a otra persona que quiera compartir su corazón con nosotras: afuera hay un montón de hombres que seguramente, al igual que nosotras, quieren que les respeten, les valoren, les consientan y les amen sin condiciones, sin platos, sin mesas, sólo con un alma sincera que espera abrazar un espíritu que sepa corresponder a la pureza de sus sentimientos.

NAVIDAD SIN EL

Para una mujer que vive un amor prohibido, estas fechas no son alegres, al contrario, son muy tristes. Se viven de forma solitaria, mientras los demás ríen y se juntan con las familias y personas queridas.

Para ellas la Navidad implica soledad, tristeza y muchas lágrimas. Quisieran tener a su amor a su lado, pero no es posible porque pertenece a otro lugar y tiene compromisos familiares de los que no puede rehuir. Si este es tu caso, este artículo es para ti:

Cuando vives un amor que no es tuyo, estás viviendo la vida de otra, una vida prestada que será tomada cuando no seas un problema para él, cuando él tenga tiempo para ti. -Es duro decirlo, pero es la realidad.

Cuando decidiste tener un amor prohibido no se te ocurrió que habría fechas en las que jamás estará contigo y esta es muy especial. La Navidad es una de esas fechas en la que es imposible que estés con tu amor prohibido porque son fechas para pasar en familia, con los esposos, madres e hijos junto: aquí sobran las amantes, las que ha dado su amor a la persona equivocada. Seguramente no te importa, porque estás enamorada y vives feliz así como estás, es posible que incluso encuentres alguna ventaja en tu situación y es verdad también que no somos nadie para juzgar, que es tu vida y esa no es nuestra tarea, pero lo que sí nos corresponde es ayudar, porque eres una preciosa mujer que no necesita recoger las sobras de otras mujeres. Piensa por unos momentos… ¿Por qué castigas así a tu corazón? ¿por qué debe ser otra mujer la que tenga la mejor parte de la persona que amas? Eres tan buena como todas, mereces respeto y amor… pero un amor que sea sólo para ti, no un amor compartido.

En estas etapas de tu vida necesitas un amor que mire a través de ti, que sus abrazos sólo sean para ti, sus pensamientos todos dedicados a ti, y su amor completamente tuyo. Estarás muy mal estos días y no necesitarás decirlo porque se te notará, especialmente si estás con quien no quieres.

Tendrás que reír, lo harás, pero sólo mostrando los dientes, porque tu verdadera felicidad estará en otra parte, abrazando a otra persona y quizás tú misma también lo estarás haciendo a otro… Valórate mujer, haz cuentas y verás que pierdes más de lo que ganas, a nadie le gusta ser “la otra”, a nadie le gusta llamar por teléfono y que su amor le diga “está equivocada, no es aquí” porque está en su hogar con los que debe estar, con lo que había elegido antes de conocerte.

Tienes que tener un lienzo en blanco y pintarlo con las cosas que quieres, pensar que eres una gran MUJER, capaz de tener un amor para ti misma y que no sea de otra. Pinta tu lienzo con esperanzas, ilusiones y mucha fe, que tarde o temprano todos podremos alcanzar el olvido, para todos el sol se pone para luego volver a salir. Como mujeres somos capaces de tomar determinaciones que nos pueden costar y hacer daño, pero que con el tiempo confirmamos que fue la mejor elección. No eres un trapo que se toma y se deja, eres una rosa, suave y delicada que está preparada para que un hombre sincero te haga muy feliz. Piénsalo y toma nota, que la próxima Navidad no te encuentres en el estado que estas hoy.

Tienes todo el derecho de ser feliz, de encontrar el amor o volver a reconquistarlo si está dormido, pues el amor también se adormece de tantos malos tratos y peleas sin sentido. No tienes porqué estar así, hay que ser felices, hay que tratar de poner muros para que nuestra felicidad no se vea interrumpida, NO TE MERECES LA INFELICIDAD. Mejor llorar una vez que llorar los 365 días del año. Tú puedes enfrentar tu situación, como mujer estás sobradamente capacitada para ello.

Debes apreciar el valor que tienes, sacar fuerzas para hablar de frente y hacerte respetar. Esa es tu esencia como mujer, llena de amor que da y reparte y aun le sobrara para dar un abrazo. Se ejemplo para tu familia y por último recuerda que el mejor regalo para una mujer es ver como los brazos de sus hijos la rodean, no hay otro amor comparable a ese.

Los mejores regalos no son los materiales, las mejores regalos no se ven con los ojos, se sienten en el corazón. No esperes que llegue una Navidad para repartirlo, que todos los días sean navidades valorando lo que tienes, los sentimientos que brotan en ti. Al final, las únicas cosas que podremos llevarnos de esta vida son los sentimientos que hagamos brotar en los corazones de quienes hemos amado.

Y los recuerdos hermosos de nuestro camino por esta vida quedarán guardados en nuestras almas y corazones. ¿Verdad que sí? Saca tus penas, sacúdete y empieza una vida con mucha felicidad. Recuerda que cada día es una nueva oportunidad para ti.

PARA NO SER INFIEL

Con nuestra infidelidad lo arriesgamos todo: nuestro hogar, marido y familia.

Realmente no merece la pena, y al final descubriremos que también nos llevará a necesitar arriesgarlo todo por terminar esa relación que está a punto de hacernos perderlo todo. ¿Alguna vez consideraste engañar a tu pareja? A lo mejor alegando las excusas más comunes, el estrés, la falta de privacidad por los niños…

Si estás siendo tentada, igual debieras seguir leyendo para poder pensarlo bien y analizar si realmente merece la pena que sigas fantaseando con ello o no… Fantaseas acerca del atractivo entrenador del gimnasio, o de ese hombre tan atento y tan galante en tu trabajo… se dice que casi todas las mujeres en algún momento fantasean con tener alguna aventura extramarital, pero sólo un número reducido de mujeres se dejan llevar por esas fantasías, pues a la hora de la verdad, una mujer difícilmente lleva al cabo una relación extramarital.

Pero muchas veces el aburrimiento y la soledad nos llevan a buscar nuevas vías de distracción y entretenimiento, entre las cuales están los pequeños coqueteos y reencuentros con antiguos amigos que nos llevan a sobrepasar el límite de lo correcto e incorrecto. La emoción del momento le impide a una mujer casada pensar en las consecuencias de algo que puede empezar como un juego momentáneo, hasta que ya es muy tarde. Se deja llevar por lo bien que se siente, o simplemente disfruta de algo diferente y sin fuerzas para resistir, ese alguien diciéndote lo bonita, especial y fabulosa que eres y “escuchando” tus confidencias…

El pensar en familias rotas, en corazones destrozados por la traición, es algo que está a miles de distancia, lejos de tus pensamientos. Hasta que no hemos sobrepasado los límites de la fidelidad no nos damos cuenta de lo mucho que estamos arriesgando: Matrimonio, familia y hogar… Al “disfrutar” de una falsa felicidad, no faltan justificaciones, aunque sean inventadas, que “no había pasión”, “me casé muy joven”, “es como un compañero nada más”, “me controla todo”, “me engañó primero”… Esas y mil excusas más que tratan de convencer a cualquiera incluso a la misma mujer infiel, pero la emoción de lo desconocido, también se convierte en temor: “¿y si me llama cuando mi esposo este en casa?”, “¿y si alguien nos mira?”, “Tengo que actuar como si nada está pasando…”, “No puedo dejarme ver vestida así”… Eres esposa de alguien y madre de unos hijos que te creen lo más puro y verdadero, hiciste los votos sagrados del matrimonio o al menos prometiste ser fiel en la relación.

Ahora te encuentras viviendo una mentira y lloras, lloras todos los días, lloras en el baño, en el trabajo y camino de vuelta a casa. No querías que fuera así, pero estás en ello y no encuentras la salida, debes terminar con esto y no sabes cómo terminar algo que ni tú misma sabes porqué o cómo empezó, sientes vergüenza ante ti misma así como ante los demás, pues temes que adivinen en tu rostro la traición, sientes remordimiento y culpa de pensar que cada minuto, cada momento que pasas con tu amante, es tiempo que le robas a tu familia…

Ninguna relación es perfecta y ese mismo hombre con el que te te hiciste amante y quien parecía el perfecto amante, ahora es el hombre por quien lo has arriesgado todo, no siendo tan diferente después de todo… también hace cosas que te irritan y te desilusionan. Buscaste en él unos brazos para escapar de la rutina, de la indiferencia de tu esposo… pero te das cuenta que los suyos también se tornan indiferentes, esos intensos encuentros con tu nuevo “amor” también se hacen viejos y rutinarios…

Ahora sí aprecias cosas de tu esposo que antes ni siquiera notaste, quieres terminar, necesitas terminar con eso, pero el final también puede ser desastroso. Sólo porque tú quieras terminar la relación no quiere decir que tu amante también lo quiera y puedes verte a ti misma, enfrentando amenazas, “si me dejas, se le digo todo a tu esposo”, “si me dejas me quito la vida”… y te arrepientes y quisieras volver el tiempo atrás, haber hecho las cosas diferentes… Sólo te queda tomar una decisión o terminas a riesgo de lo que sea, o continuas en una relación a riesgo de perderlo todo.

Hay cosas que no se pueden dejar para la posteridad, terminar con tu infidelidad es necesario, es imperante, es tu obligación. Esa misma fuerza y valor que sacaste para ser amante, debe salir ahora para terminar con algo que no debió empezar, arriesgaste todo cuanto posees por nuevas emociones, arriésgalo todo ahora para terminarlo y rescata lo que estás a punto de perder.

PASOS PARA SUPERAR EL ABANDONO

En primer lugar, me gustaría decirte que sé lo que estás pasando.

Sé que el dolor emocional se ha convertido en dolor físico, sé que hubo ocasiones en que no podías ni comer, que querías que el dolor cesara de una forma mágica, es decir, con un “ya basta” quieres que el dolor finalice y que todo esté bien.

Pero, no será así. Fuera de ti no hay un “salvador”, la única persona que puede salvarte del infierno que estás viviendo en tu cabeza y tu corazón eres tú mismo. Las cosas han cambiado, tu vida ha cambiado y si estás en el momento cúspide de dolor, difícilmente lo podrás ver con claridad.

Quiero que me escuches, quiero que sepas que te hablo con amor, quiero que sepas que te comprendo y que sé bien en el infierno en que te encuentras, porque todos de una forma u otra llegamos a conocerlo. Lo importante es que sepas y entiendas que éste no es el final, éste no es tu final aunque quisieras que todo acabara para no sentir más nada.

Quisiera comentarte algunas situaciones, tal vez estés pasando ahora mismo por alguna de ellas:

1.Muchas veces el dolor y un montón de preguntas pueden atacarte por las noches, esto te llena de ansiedad, desesperación. Debes intentar encontrar calma, será difícil lo sé, pero no debes rendirte. Intenta descansar, probablemente te despiertes ansiosa porque tus sueños o pesadillas te harán revivir el problema que tienes o la situación de dolor que te embarga. Céntrate en ti misma, si abres los ojos puedes ver que estás en tu cama, nada de lo que viste en el sueño está pasando realmente. Céntrate en ti misma.

2.Las mujeres somos muy seguidoras de lo mágico, sobre todo cuando tenemos un problema, sé que vas a intentar buscar los horóscopos para que alguien te diga que, por arte de magia, todo se arreglará el día de mañana. Efectivamente todo se va arreglar eventualmente, pero no será porque el tarot del día lo diga; será porque tú tendrás las herramientas necesarias para arreglarlo. Tú eres la co-creadora de tu mundo y el Universo va conspirar para que puedas arreglar tu situación de alguna manera. Quizás no de la forma en que tú querías o quieres, pero se va arreglar porque todo pasa en la vida, incluidos tus problemas, tus tristezas y tus dolores.

3.Escuchar música triste no te va hacer nada bien, así que es mejor que la evites. Intenta encontrar una música con la que te identifiques. Ojalá sea inspiradora, la idea es encontrar un “himno personal” que puedas escuchar cuando la tristeza quiera embargarte. El objetivo primordial es equilibrar tu mundo emocional. Ya te lo dije, eres co-creador de tu mundo, debes cuidar de ti mismo y trabajar en pro de que estés mejor, y este trabajo es de todos los días y no de uno solo.

4.Si tu problema es un desamor, y esa persona no quiere hablar contigo, está evitándote de alguna manera, no quiere que insistas y no entiendes por qué… Será difícil pero debes dejarle ir. Debes darte tu puesto, si ya no te quiere a su lado no debes rogar ni insistir. Será muy difícil dejar a la persona que amas, pero probablemente ya no te ama a ti y debes aceptarlo con la cabeza en alto. Diste lo que podías, hiciste lo que podías, así que suelta el dolor y no te quedes con él. La vida continúa inexorablemente.

5.No todo podrás comprenderlo, hay cosas que tendrás que aceptar simplemente.

6.Quizás la situación, las personas, la vida han sido injustas contigo. Sin embargo, no “harás justicia” manteniendo rencores en tu corazón. La vida siempre está en constante equilibrio, y nos devuelve lo que le hemos dado, y eso es una ley que funciona en ambos lados… así que preocúpate por lo que das y lo que guardas en tu corazón.

7.En la cúspide del dolor, muchos sólo han encontrado consuelo en Dios. Esto es más allá que hablar de religión, se trata de escuchar dentro de tu corazón las señales, la intuición y la sabiduría que dirige tus pasos. A veces, cuando esa conexión se ha perdido y se está retomando, muchos sienten vergüenza por sus equivocaciones, por “alejarse tanto”, si éste es tu caso no te castigues, porque esto no se trata de castigos. Reconoce que te has equivocado, y proponte sinceramente actuar cada día lo mejor posible. La Divinidad te acompaña en todo momento, y lo único que busca es que tú seas feliz, que estés bien. No te sientas sola nunca, porque nunca estarás sola.

8.Sé valiente, tu camino no será fácil… caminar sobre el dolor nunca lo es, pero no te rindas.

9.Sé paciente, tendrás las herramientas y las oportunidades necesarias para arreglar las cosas, pero es posible que no aparezcan de un día para el otro. Hay cosas que aparecen rápido y otras se tardan más, pero no temas porque todo llega y llegará.

10.Por último, no te rindas… sé que duele y sé que es muy difícil pero no te rindas. Aguanta, aguanta… valdrá la pena

VOLVER A AMAR SIN MIEDO

La vida no es perfecta, muchas veces resultamos heridas en el corazón por relaciones y mal amores que no dieron el fruto esperado.

Cuando después de haber entregado nuestro amor nos destruyen el corazón nos entra un lógico miedo a que pueda volver a sucedernos.

En ocasiones ese miedo provoca que nos perdamos cosas y oportunidades valiosas que la vida nos tiene preparadas.

Pero en la vida siempre hay que arriesgar, no se puede dejar de lado nuestro sentir por temores y miedos, hay que saber vencerlos, sólo así podremos vivir plenamente. no existen pautas de seguridad en nada en la vida, debemos aprender a tomar riegos. Por ejemplo, imagina que has roto con el amor de tu vida, ya no estás con esa persona que era todo para ti, habías soñado con una vida juntos, con viajar, tener hijos, un buen hogar… pero un día cualquiera todos esos sueños se rompieron con unas simples palabras: “necesito tiempo, no estoy preparado para hacer planes futuros”. ¿Cómo quedas tú? Con miedo, claro que sí, te acaban de romper el corazón, ¿cómo vas a volver a ver la luz de nuevo?, ¿cómo haces para reparar un corazón destrozado? No es fácil, quedas frágil temerosa de las relaciones.

Después del daño viene la etapa de la recuperación y esa si te ha costado mucho tiempo, y aun así no puedes pensar en otra cosa que no sea esa persona, estabas segura que era para ti, que era tu otra mitad, pero la vida te dijo NO, no es para ti y sola has quedado.

La etapa de la recuperación cuesta muchísimo, sientes que nunca vas a salir del dolor, pero sigues adelante con los trozos de tu pobre corazón, y vas haciendo una vida más normal poco a poco. No es fácil volver a comenzar cuando se ha amado tanto, todo tiene su tiempo, su periodo de recuperación. Luego nuestros verdaderos amigos que quieren que salgas de ese pantano, desean ver como vuelves a sonreír.

Como poco a poco recuperas tu vida te dicen: “Te presento a un amigo…”, y tú dices “¿Qué? ¡Pero si aún no puedo respirar bien con el dolor que he pasado!” Pero la vida continúa y estás frente a otra persona, tu primera cita después de tu frustrado romance y obviamente tienes miedo, de volver a empezar otra relación.

Puede que este hombre sea más leal, mas honesto, más llevadero, pero tienes miedo. Es normal y comprensible sentir miedo a comenzar una nueva relación, pero más miedo da la posibilidad de no volver amar. Eso sí te haría una persona muy triste y la vida no es para estar así, la vida está hecha para disfrutarla sola o en compañía, lo que no hay que hacer es cerrar las puertas de la felicidad por temor. Debes luchar contra el miedo, es tu enemigo, no querrá verte feliz, no hay que dejarlo entrar.

Se valiente y vuelve a darle a tu vida la oportunidad de volver amar, los seres humanos estamos hechos de amor, mas aun si somos mujeres, pues somos capaces de caer diez veces y levantarnos cien más. Sólo debes quererlo, sólo así le das la entrada a la nueva oportunidad de amar, nunca se ama locamente dos veces.

La segunda vez que sientas amor, verás que irás con cuidado, te vas entregando poco a poco, vas recibiendo a medida que das, y no te lanzas al vacío sin paracaídas, que los golpes tardan en sanar. Mas no por esa nube de temor que se llama MIEDO, vas a estropear tu vida, recuerda que todo tiene caducidad y si no se cuida el amor, la felicidad se acaba por ir de tu vida, te quedas sola y peor que antes. Anímate a enfrentar tus miedos, mírate al espejo piensa: “Yo puedo volver a empezar mi vida sin miedos porque si no lo hago, viviré en constante temor y eso no es vida.

Quiero volver a amar sin miedo y sin temor, porque por cada golpe que reciba obtendré más experiencia, y más vale vivir a tope que no haber dado la oportunidad a mi corazón y a mí misma de ser feliz.

Siempre habrá un mañana, vive el amor sin miedos.