Síntomas de enfermedad que puedes padecer por culpa del Internet que deberías saber

La irrupción de Internet y las redes sociales suma cada vez más puntos negativos, a la larga lista de puntos positivos que posee. A diario se realizan estudios sobre cómo pueden afectar estos fenómenos a nuestro organismo, y aunque con falta de pruebas, ya se puede afirmar que existe una enfermedad llamada electrosensibilidad que afecta a una de cada mil personas.

Su efecto aún no es muy conocido ya que faltan estudios que determinen su carácter, pero con la proliferación de nuevas tecnologías está de camino de convertirse en una enfermedad muy común. De aquí unos años será muy normal oír hablar de los alérgicos al wifi.

La enfermedad está generada al exponernos de forma continua a campos electromagnéticos y sus síntomas son muy claros: pérdida de memoria a corto plazo, vómitos, mareos y fuertes dolores de cabeza. Estos son los dolores que experimentan a diario las personas que padecen esta enfermedad y que deben seguir rodeados de ondas electromagnéticas, ya que están por todas partes. Algunos de ellos afirman que al principio solo les molestaba el wifi, pero que ha medida que avanza el tiempo, son sensibles a muchas más cosas, como por ejemplo, el teléfono o la televisión. Además, están molestos porque todo el mundo ha hecho caso omiso a esta enfermedad durante años.

No existen protocolos sanitarios de actuación al respecto, incluso la OMS aún no ha reconocido la enfermedad y la ignorancia de los médicos respecto a ella, hace que los pacientes tengan que pasar meses y meses de hospital en hospital para determinar qué es lo que les pasa. Muchas veces los médicos llegan a asociar esta enfermedad con depresión, por falta de información. La realidad es que actualmente solo existe un médico en España, en el Hospital Clínic de Barcelona, que diagnostica esta enfermedad. Y Suecia es el primer y único país que ha reconocido la electrosensibilidad como enfermedad y en consecuencia como baja laboral y discapacidad.

Una larga lucha de los enfermos que no ha hecho nada más que empezar. Piden que se les diagnostique como cualquier otro paciente más y como pasa con otras enfermedades. Aunque no pierden la esperanza, algunos están muy cansados ya de denuncias, abogados, jueces, y tribunales.

Con Internet nos vemos envueltos en constantes contradicciones. Por una parte, el wifi nos permite tener un mundo interconectado al instante, estar informados, saber que pasa al otro lado del océano, comunicarnos con amigos que hace tiempo que no vemos, trabajar con unas mejores condiciones, entre muchos otros pros. Pero también tiene efectos negativos, a parte de que nos ha hecho mucho más dependientes y mucho menos comunicativos, cada vez se están sumando más efectos nocivos como esta enfermedad. Así que habrá que empezar a tomar medidas para poder minimizar al máximo estos efectos.